Secciones

Más visto

Sidebar Ad

¡MAURICIO MORALES, un héroe de verdad en Madrid y orgullo de SAN NICOLÁS!

“Sí, sí tengo miedo, pero soy médico neumólogo y no le puedo dar la espalda a los pacientes“, sentenció en llamada telefónica Mauricio Morales García, médico regiomontano que se especializa en España y que hoy atiende a los cientos de infectados por la pandemia del Covid-19.

Egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), el joven de 33 años regresó a Madrid a inicios de marzo, tras una pausa de pocos días en México, para continuar con su alta especialidad en Broncoscopia Intervencionista, pero la emergencia sanitaria por el coronavirus le tenía un reto mayor.

El 2 de marzo arribó a la capital española cuando apenas se contabilizaban 3 casos, dos semanas después la ciudad ya suma 5 mil 600 pacientes confirmados y 390 muertes. Y es que España es, de hecho, la nación con el mayor crecimiento de infectados en el mundo y para muestra un botón: en apenas un día (de martes 17 a miércoles 18) se registraron 2 mil 500 nuevos infectados.

“No me perdonaría regresarme (a México) sabiendo que esto es algo que yo veo porque soy Neumólogo, voy a darlo todo“, aseveró el regiomontano.

Ante su experiencia en el país ibérico, Morales García pidió a los mexicanos no caer en el error de España. Exhortó a la población a mesurarse en las compras y especialmente a quedarse en casa “que es lo único que ha funcionado“.

“Eso es lo único que nos puede ayudar (aislarse en casa) en lo que esperamos una vacuna. El problema de la enfermedad, aunque tiene una mortalidad relativamente baja, es que colapsa por completo los sistemas sanitarios, entonces, la población no tiene “derecho“ a enfermarse, ese es el gran problema“.

“Yo sé que es una situación diferente en México porque en México mucha gente no tiene seguro, no trabaja para una empresa y tiene que salir a trabajar“

Consciente de que la realidad europea es muy distinta a la nacional, solicitó que las personas que puedan aislarse en sus hogares lo hagan, ya que aunque el virus tiene una tasa de moralidad baja, su propagación colapsa los sistemas de salud.